¿Cuál es la historia del Día de Todos los Santos?

Entérate cuál es la historia del Día de Todos los Santos y porque los católicos celebran esta fecha cada primero de noviembre.

Una de las fechas que celebran los de la religión católica, es el Día de Todos los Santos, la cual cada año el primero de noviembre se honran a los santos de la iglesia.

¿Cuál es la historia del Día de Todos los Santos?

El origen de la celebración del Día de Todos los Santos no se puede saber con certeza, pero hace muchos años atrás se celebraba el 13 de mayo y no el 1 de noviembre.

Según la Enciclopedia Británica, el Papa Bonifacio IV, inició la celebración del Día de Todos los Santos el 13 de mayo de 609 d.c. cuando se convirtió el panteón de Roma en una iglesia en honor a la Virgen María y todos los mártires.

Los Papas de la historia del Vaticano nos invitan a celebrar el Día de todos los Santos. Foto: CNN en español

Años más tarde, por el Papa Gregorio III durante su estadía en el Vaticano (731 – 741 d.c) fue que dedico una capilla en la Basílica de San Pedro de Roma en honor a todos los santos.

Aunque esta celebración solo se hacía en Roma al principio, en el año 837 el Papa Gregorio IV decretó que esta celebración del Día de Todos los Santos pasara a festejarse el 1 de noviembre de cada año en toda iglesia.

Se dice que esto ocurrió a raíz de la tradición celta llamada Samhain o Samaín, el cual actualmente se le conoce como Halloween.

Pero el Samhain es una celebración pagana europea que fue convertida al cristianismo, pero que celebraba el fin de la cosecha.

Así mismo, era considerado en ese entonces el nuevo año celta, ya que se los de esta cultura decían que daba paso a la estación “oscura”, ósea el invierno.

Pero como ellos también celebraban a los fallecidos en ese día, entonces al cristianizarse, pasó a ser llamado “All Hallows’ Eve” o “Víspera de todos los Santos”.

Canonización de Antonio Primaldo, Laura de Siena y María Guadalupe García por el Papa Francisco. Foto: EFE

Entonces en la celebración del Día de Todos los Santos, se recuerda y se brinda homenaje a aquellos que han sido canonizados porque han alcanzado el cielo y su santidad es conocida por Dios.

Actualmente según Vatican News, que es la plataforma informativa formada por la Santa Sede al igual que Radio Vaticano, L’Osservatore Romano y Vatican Media, en el Día de Todos los Santos, se celebra no solo a los santos conocidos sino también a los santos anónimos.

Por que mencionan que aquellos santos anónimos practicaron también silenciosamente la plenitud del evangelio en su vida cotidiana.

Cabe detallar que, para la iglesia, los Santos han sido gente común que en su debilidad imitan a Jesús al dar sus vidas por la gracia de Dios.

De la misma forma, según el escritor católico francés, Ernest Hello, que vivió durante el siglo XIX, escribió en Fisionomie di Santi, Fógola, Torino 1977, que hubo muchos que recibieron el nombre de Santos.

Santa Teresa de Calcuta y San Pablo II. Foto: Diario Correo

Enest Hello, continúa diciendo que los elegidos, referido a los Santos, tienen diferentes dones y gracias, como por ejemplo inteligencia, actitud, vocación.

Pero, tienen una característica igual entre ellos y visible el cual es el signo del mismo Dios.

Es por ello que tanto la iglesia como los diferentes Papas en la historia del catolicismo, nos invitan a celebrar el Día de Todos los Santos porque también dicen que es una realidad de una familia unida por un profundo lazo de solidaridad espiritual.

El cual une a todos los peregrinos del mundo y que es alimentado a través de la oración y por la participación del sacramento de la eucaristía, en donde las almas fieles rezan unos por otros y dan la caridad en un intercambio intimo de dones. “Ángelus 1 de noviembre de 2005”.

Subir
Salir de la versión móvil