¿Cómo tener las pestañas rizadas sin rímel?

Entérate de cómo tener las pestañas rizadas sin rímel y olvídate de estar comprando máscara de pestañas milagrosas

La mayoría de mujeres soñamos con tener las pestañas perfectas, largas, rizadas, con volumen, y hacemos de todo para conseguir el rímel que cumplirá con nuestros sueños para alargar la mirada o volverla más profunda. Aunque, ¿sabías que hay una forma de rizarlas sin rímel? Pues antes de que existiera las máscaras para pestañas, había otras maneras de darle una curvatura perfecta, pero, ¿Cómo tener las pestañas rizadas sin rímel?

Existe un producto que tiene muchos años en el mercado además de ser multiusos y te puede sacar de apuro en caso tengas que salir y no tengas un rímel, y es la vaselina.

Lo único que necesitarás para tener las pestañas rizadas sin rímel, usando vaselina, es un cepillo para pestañas de algún rímel viejo o seco o que ya no tenga producto y limpiarlo muy bien. Entonces, con ese cepillo perfectamente limpio, le colocarás un poco de vaselina y aplícalo como si fuera un rímel, puedes ponerte un par de capas y notarás casi al instante que tus pestañas se verán oscuras y altas.

Y si en caso deseas que no estén rectas, sino darle la curvatura perfecta, entonces con un rizador de pestañas, deberás rizarlas y luego colocar la vaselina. Estarán con más volumen y a largo plazo notarás que se quedan elevadas por más tiempo durante el día.

¿Cómo tener las pestañas rizadas sin rímel?
¿Cómo tener las pestañas rizadas sin rímel?

En caso de que no tengas un rizador y quieres tener las pestañas rizadas de manera natural, entonces usa una cuchara ya sea en su estado natural o caliente, pero no muy caliente solo lo necesario, para que la puedas manipular. Esta técnica es muy fácil de hacer, pero si debes de tener mucho cuidado para no dañar tus pestañas.

Los pasos que deberás de seguir para tener las pestañas rizadas sin rímel con una cuchara son:

Primero deberás de colocar la cuchara en un chorro de agua caliente por unos segundos, y luego tendrás que colocar el lado de atrás de la cuchara sobre el párpado móvil, justo en la raíz de las pestañas superiores. En pocas palabras, la parte cóncava de la cuchara debe de quedar mirando hacia afuera.

Luego, manteniendo esa posición con la cuchara, con el dedo pulgar vas presionando suavemente las pestañas contra la cuchara y empieza a mover de abajo hacia arriba tu dedo realizando una curvatura y listo. Cabe recalcar que no tienes que estirar mucho, al igual que tampoco hacer demasiada presión.

Subir