¿Qué es la glucosa y cuáles son sus funciones en nuestro organismo?

Nuestro cuerpo necesita de una fuente de energía principal el buen funcionamiento de las células del organismo. Esa energía la obtenemos de la glucosa de los alimentos que ingerimos en las comidas.

Las energías que obtenemos de la glucosa son necesarias para mantenernos activos, mantener las funciones vitales en perfecto estado. De una forma análoga podríamos decir que la glucosa es como el combustible de los vehículos, sin ella no podrían echar a andar.

¿Qué es la glucosa?

Es un azúcar de estructura monosacárido, de composición simple, que proviene de los alimentos que ingerimos. Durante el proceso de la digestión, los alimentos pasan por una serie de transformaciones químicas, en donde los alimentos se convierten en sustancias más pequeñas, denominados nutrientes, y éstos a su vez se descomponen en elementos aún más pequeños.

Estos nutrientes pasan al torrente sanguíneo y la sangre se encarga de transportarla hacia los diferentes órganos como el hígado, el cerebro y las demás células del cuerpo. Mientras tanto, para que la glucosa pueda ser utilizada por las células se necesita la intervención de la insulina, que sirven como una llave de entrada para que la glucosa pase a la célula.

¿Cómo nuestro cuerpo regula cuanta glucosa debe haber en sangre?

Tras la ingesta y posterior digestión de los alimentos, la glucosa tiende a aumentar en la sangre y el páncreas, que es el órgano productor de insulina, a través de ciertos mediadores que inducen a su producción, procede a liberar esta hormona. . Esta hormona se encarga de aumentar la captación de glucosa por las células en todos los tejidos, para que éstas la quemen y la utilicen como combustible. La insulina además tiene otra función, pues también se encarga de activar los mecanismos celulares necesarios para que una parte de la glucosa sea transformada en glucógeno y cuando llegue el momento necesario para su uso.

Cuando la glucosa en sangre tiene a disminuir por diversos procesos como realizar diversas rutinas de ejercicios, periodos de ayunas, el páncreas deja de secretar insulina, ya que si este siguiese secretándola, habría complicaciones, una de ellas es que entraríamos a un estado de hipoglucemia, un estado en donde las células no tendrían suficiente glucosa para obtener energías. Cuando la glucemia desciende por debajo de la normalidad, entra en juego otra hormona pancreática: el glucagón. Esta hormona tiene funciones antagónicas a las de la insulina, ya que activa la movilización de las reservas almacenadas en el organismo para obtener energía.

Existen tres estados de la glucosa en sangre:

  • Hipoglucemia
    • Corresponde cuando los valores de glucosa sanguínea están por debajo de los 70 mg/dl. Si la glucosa se encuentra por debajo de los 55 mg/dl empiezan a aparecer los síntomas de falta de glucosa.
  • Normoglucemia
    • Corresponde cuando los niveles de glucosa se encuentran entre 70 y 100 mg/dl en ayunas, niveles considerados dentro de lo normal.
  • Hiperglucemia
    • Cuando la sangre presenta valores anormalmente altos de glucosa son superiores a los 100 mg/dl. Si su glucosa se encuentra por encima de los 125 mg/dl debe consultar de inmediato con su médico tratante.

Subir